No podia dejar las esperanza. Luego de este idiota, mi fortuna cambio.

No podia dejar las esperanza. Luego de este idiota, mi fortuna cambio.

La subsiguiente sujeto que conoci fue un pequeno llamado Yacine. De hecho, la generalidad sobre los clases que me hablaron en esas dos semanas eran arabes. Pense abundante En Caso De Que era no ventajoso mencionar esto porque nunca queria alimentar todo clase de prejuicio etnico ridiculo que pudiera tener las personas aunque es certeza. De hecho, hable referente a eso con Yacine.

“Ah si, ?muchos sobre coquetean? ?Seguro es por motivo de que poseen bastante buen gusto!”, me dijo dentro de risas. Con eso basto Con El Fin De borrar mi escaso tanteo sobre analisis sociologico. Bien nunca me importaba. Yacine y yo estabamos sentados en una banca sobre metal en el campo Belleville con la mirada excelente de cualquier Paris. Sobre todo el mundo los tipos que me habian hablado, el novio era mi preferido, por bastante.

Debo admitir que Yacine era muy fanfarron. Epidermis color caramelo con pestanas largas y negras, como En Caso De Que se hubiera Ya rimel. Su forma de aproximarse fue original, creo. Solo se acerco y me pregunto En Caso De Que queria un matiz. Continue reading “No podia dejar las esperanza. Luego de este idiota, mi fortuna cambio.”